Martes, 23 Enero 2018

Compasión y misericordia para el hijo de Dios

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Viernes, 06 Noviembre 2015 09:29
Rate this item
(0 votes)

Decía Santa Catalina de Siena: “Para adquirir la pureza de espíritu es absolutamente indispensable abstenerse de todo juicio acerca del prójimo, así como de comentarios inútiles de sus actos. No debemos juzgar las acciones de las criaturas y sus motivos, aunque viéramos actos que sabemos son pecado en realidad, debemos abstenernos de juzgarlos; antes bien, debemos experimentar una sincera y santa compasión, que ofreceremos a Dios mediante una oración piadosa y humilde”.

Jesús no juzga, siente compasión; Jesús no se fija en el lugar social al que perteneces; no piensa en tu pasado, no le interesa si eres o no religioso. Mira a cada hombre en lo que es, en su verdad, y se compadece. Mira su belleza y su dolor, su virtud y su pecado, mira su agua y su sed. Mira a cada uno y lo ama como es, esa mirada nos sana, la compasión de Jesús nos sana, nos hace mejores.

La compasión tiene que ver con padecer con el que sufre, estar al lado del herido, estar junto al que lo ha perdido todo. Hay momentos en la vida de los hombres en los que sobran las palabras.

Jesús se compadece y rompe las barreras que separan, su amor es más fuerte que el odio y que el miedo. Jesús se compadece de mí, Jesús se compadece de mi cerrazón, de la dureza de mi alma, Él sabe cómo soy y le apena que no sea capaz de romper las ataduras y comprender que no soy yo el que se salvó, sino Él con su amor el que me saca de mi pobreza, el que me levanta y sostiene. A veces me abruma mi pecado y pobreza pero Jesús se acerca y tiene compasión de mí. Se compadece de mi pecado, de mi fragilidad. (Del texto del P. Carlos Padilla, en Religión en Libertad, 19/07/2015.)

“Señor, ayúdame a ser compasiva con mis hermanos, que no juzgue a nadie y menos que me sienta con derecho de condenar. Jesús, tú eres mi Dios, solo tú puedes ver dentro del alma de cada uno, tú sabrás si premias o castigas. Porque tú eres todo misericordia y no me olvido que también serás mi juez en el último día…”

Read 357 times