Sábado, 20 Enero 2018

Crecer en la bondad

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Miércoles, 14 Octubre 2015 13:32
Rate this item
(0 votes)

Crecer en la bondad requiere mucho trabajo. Jesús fue un hombre bueno, su alma estaba llena de bondad porque vivió ejercitándola. Pasó por la vida haciendo el bien. Hay personas buenas por naturaleza, no se esfuerzan mucho y son buenas, no piensan mal, no actúan mal. Hay otras a las que les cuesta mucho más practicar el bien, tienen que esforzarse, tienen que aprender a mirar la vida con bondad y a actuar movidos por ella.

Es verdad que ser bueno no es sinónimo de ser santo, hay gente buena que no es santa; la santidad tiene que ver con estar llenos de Dios, con actuar movidos por Dios, con ser dóciles al querer de Dios, con amar a Dios y a los hombres con toda el alma. Lo normal es que experimentemos en nuestro corazón esa tensión entre el deseo de hacer el bien y el mal que hacemos.

“Te quiero entregar, Señor, la herida que se repite. Espero a veces que los que se han sentido heridos por mí, no se acuerden. Espero compensar el mal con el bien, pero ni así se remedia. Lo peor es que sigo cayendo, sigo hiriendo. A veces me es casi imposible ver la bondad en mí, tu propia bondad. Y siento que es incompatible ser a la vez miseria y bondad. No sé qué quieres, Señor, con ello, no sé qué quieres al descubrírmelo con tanta claridad. Quizás sólo quieras que me acepte sin más, pero ni eso sé hacer. Pero creo tener conciencia de mi miseria, incluso de esos rincones en los que no me atrevo a entrar. Sé que Tú estás también allí. Sólo eso me consuela”. (Del texto del P. Carlos Padilla 27/09/2015.)

“María madre mía, te pido que me ayudes para que sea capaz de sacar la bondad de mi alma. Ayúdame a quitarme esta piel endurecida por el egoísmo, a cortar con lo viejo, con lo rígido, cortar con todo lo que no me hace bien; con todo lo que me impide sacar la bondad que tu hijo Jesús puso en mi alma. Ayúdame madre mía…”

Read 494 times