Martes, 23 Enero 2018

Adhesión a Dios

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Jueves, 01 Octubre 2015 12:30
Rate this item
(0 votes)

“No hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí. Pues el que no está contra nosotros, está con nosotros”. 

Obrar un milagro invocando el nombre de Jesús es el grado máximo de adhesión a Él. Es el grado de adhesión que han tenido los santos canonizados por cuyo medio Dios ha obrado milagros. Es el grado de adhesión que tenía Pedro, después de haber recibido el Espíritu Santo en Pentecostés. Lo demuestra sanando al tullido que le pedía una limosna en la puerta del templo: “En nombre de Jesucristo, el Nazareno, echa a andar”. El que hace un milagro en el nombre de Jesús habla bien de Él. El grado máximo de oposición a Cristo es hablar mal de Él. 

Jesús define la condición del discípulo no sólo por la unión con Él, sino también por la pertenencia a Él: “ser de Cristo”, y promete recompensar a quien contribuya con su Iglesia aunque sea mínimamente: “Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa”. En cambio, amenaza severamente a quien ponga obstáculo: “Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar”. 

Nuestro tiempo en gran medida ha perdido el sentido del pecado y la conciencia de su gravedad. El pecado pone a quien lo comete en estado de condenación eterna. Y expresa la gravedad del pecado repitiendo tres veces: más vale perder un miembro en esta tierra que ceder al pecado. La razón es clara, más vale entrar en la vida, en el Reino de Dios, manco, cojo o ciego que ser arrojado a “la gehenna”. (Del texto de Mons. Felipe Bacarreza Rodríguez, Obispo de Santa María de Los Ángeles (Chile), 27/09/2015.) 

“Jesús mío, todos los días te pido que no me dejes caer en la tentación. Señor, dame la fuerza, para que con tu gracia, no cometa pecados que me alejen de ti…Jesús, quiero estar siempre contigo y que tú estés en mí todos los momentos de mi vida…” 

Read 1442 times