Sábado, 20 Enero 2018

Amar y ser amados

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 14 Septiembre 2015 11:55
Rate this item
(0 votes)

Jesús quiere que nos amemos como Él mismo nos ha amado. Hasta el extremo, hasta dar la vida. Amando de forma creativa, amando con toda el alma y con todo el cuerpo. Hay tanta gente que se reconoce poco creativa en el amor, que ha perdido la capacidad de sorprender al otro para buscar su felicidad. No se le ocurren formas nuevas, caminos originales. Simplemente es como si sobrevivieran en el campo de batalla. 

En la vida hay personas que nos enseñan a amar y nos muestran un camino original para crecer. El amor se construye sobre la confianza y la admiración. El amor es el regocijo por la mera existencia de la persona amada. No tenemos que hacer nada especial para que nos amen. No tienen que hacer nada especial para que los amemos. Tenemos que permanecer en el amor de Dios para luego poder permanecer en el amor que damos.  

Que el amor que damos no dependa de cómo nos traten, de lo que nos den a cambio. Nuestro amor crece cuando es un amor que se renueva cada día. El amor que no se re-enamora, se acaba secando. Necesitamos un amor que comience siempre de nuevo, que confíe, aunque haya experimentado muchas veces la decepción. Un amor fuerte y firme. Un amor hondo, que ame desde las entrañas. Un amor de gestos, creativo, que invente formas nuevas, que se reinvente cada mañana. Un amor de risas y de lágrimas. De complicidad y paciencia. Un amor apasionado. Un amor que respete y espere, que guarde y calle. Un amor que no exija, sino que acepte con alegría lo que recibe. Un amor paciente y servicial. Un amor expresado en formas diferentes. Un amor humano que tienda a lo divino, porque todo amor finito sueña con la eternidad. El ideal parece muy lejano e inalcanzable, pero es el que nos anima a crecer cada mañana. Jesús siempre nos pone altos ideales, para que soñemos con las cumbres, para que no nos conformemos con una vida mediocre. Si nuestras aspiraciones están al alcance de la mano, nos relajaremos y nos dejaremos llevar por la vida. Si la meta parece tan lejana que nos parece imposible, ese ideal encenderá el fuego del corazón.  

Jesús nos pide que nos amemos los unos a los otros con su amor. Parece imposible. ¿Sueño con un amor así para mi vida? (De la homilía del P. Carlos Padilla, en Religión en Libertad, 10/05/2015.)  

“Virgen Santísima, te pido a ti que fuiste la primera en amar a Jesús, que desde que pronunciaste “he aquí a la esclava del Señor” no dejaste de amar, y a que alto precio…Te pido que me enseñes a amar a tu amado hijo y a mis hermanos como tu amas…” 

Read 1384 times Last modified on Lunes, 14 Septiembre 2015 12:00