Sábado, 20 Enero 2018

El poder de la gracia de Cristo

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 03 Agosto 2015 15:37
Rate this item
(0 votes)

Cristo ha vencido al mal de modo pleno y definitivo, pero nos corresponde a nosotros, a los hombres de todos los tiempos, acoger esta victoria en nuestra vida y en las realidades concretas de la historia y de la sociedad.

Por eso me parece importante subrayar lo que le pedimos a Dios: “Oh Padre, que haces crecer a tu Iglesia dándole siempre nuevos hijos, concede a tus fieles que expresen en su vida los sacramentos que han recibido en la fe”. El bautismo que nos hace hijos de Dios, la Eucaristía que nos une a Cristo, deben convertirse en vida, es decir, traducirse en actitudes, comportamientos, gestos y elecciones. La gracia contenida en los sacramentos es un potencial de renovación enorme para la existencia personal, para la vida de las familias, para las relaciones sociales.

Pero todo pasa a través del corazón humano, si yo me dejo alcanzar por la gracia de Cristo resucitado, si le permito que me cambie en esos aspectos, que no son buenos, que pueden hacerme mal a mí y a los demás, yo permito a la victoria de Cristo que se afirme en mi vida, que extienda su acción benéfica. ¡Éste es el poder de la gracia! Sin la gracia no podemos hacer nada Y con la gracia del Bautismo y de la Comunión Eucarística puedo llegar a ser instrumento de la misericordia de Dios.

Expresar en la vida el sacramento que recibimos debe ser nuestro empeño cotidiano, pero diría también nuestra alegría cotidiana. ¡La alegría de sentirse instrumentos de la gracia de Cristo, como sarmientos de la vid que es Él mismo, animados por la linfa de su Espíritu! (Editado de la homilía del Papa Francisco. 01 de abril de 2013.)

“Señor, permite que el odio dé paso al amor, la mentira a la verdad, la venganza al perdón, la tristeza a la alegría. Jesús, permanece siempre en mi corazón y en mi vida. Sé mi compañero en mi diario quehacer. Únete fuertemente a mí, como la vid a los sarmientos, para que pueda dar frutos por ti y para ti….”

Read 326 times