Sábado, 20 Enero 2018

Aprendamos a comunicarnos desde el corazón

Written by  Cuca Ruíz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 06 Julio 2015 13:41
Rate this item
(0 votes)

Hoy es necesario aprender a comunicarse, dar a conocer lo que uno tiene y lo que es. Pero a menudo falla esta comunicación. Aparentemente las redes sociales nos han unido, han hecho que las noticias lleguen con más rapidez a todos y parece que nos sabemos comunicar muy bien. Colgamos millones de fotos y videos en youtube. Contamos lo que hacemos y lo que no hacemos. Mandamos millones de mensajes por WhatsApp. Nuestra vida privada se hace pública. Como si todos tuvieran derecho a saber todo lo que hacemos.

Nosotros mismos a veces damos a conocer lo que vivimos sin pudor. Como queriendo así estar comunicados con todo el mundo. Pero luego tenemos problemas en nuestras relaciones personales. No sabemos establecer amistades profundas, vínculos duraderos. Nos cuesta mucho contar a los demás lo que vivimos en el corazón.

Estamos en muchas partes a la vez, pero no estamos en ninguna de verdad. Los medios de comunicación nos sacan de nuestras raíces. El móvil, el ordenador, las personas que tratan de contactarse con nosotros, las noticias que nos permiten vivir la actualidad en el segundo. Nos reímos con los que no están presentes. Contamos nuestra vida a los ausentes pero ignoramos a los más cercanos. Todo parece fluir, pero la comunicación personal nos falla. No tenemos vínculos profundos. Nuestras raíces no son tan hondas. Es curioso. Contamos lo que hacemos, pero nos cuesta mucho decir quiénes somos de verdad, en lo más hondo, nuestra identidad verdadera.

Es importante aprender a dialogar, a contar lo que nos ocurre, a escuchar lo que le sucede a los otros con paciencia, sin distracciones. Es verdad que todos utilizamos caminos diferentes para decir las cosas más importantes. Usamos distintos lenguajes para comunicar la vida y el amor.

La familia es el lugar donde aprendemos a comunicarnos. Familias rotas forman almas rotas. Hay personas con las que se rompe el diálogo y es más difícil volver a empezar. Las heridas, los rencores…..Nos falta fe. Nos cuesta creer que es posible sanar las heridas. No creemos en la curación de los vínculos rotos. Nos falta fe en el poder sanador de Jesús en nuestra vida. Él puede sanar nuestras rupturas. Puede establecer nuevos puentes, puede hilar de nuevo y atar las almas desunidas. Es posible si tenemos fe y nos ponemos en camino, aceptamos con humildad nuestros errores, y volvemos a comenzar. Es posible aprender a comunicarnos de nuevo. De alma a alma. Contar lo que amamos, lo que nos mueve por dentro. Contar quiénes somos, en qué estamos. Lo que nos alegra y lo que nos entristece. Pero para eso tenemos que ponernos en camino y salir de nosotros mismos. Montarnos en la barca de Jesús y cruzar el lago. Ir al encuentro de los otros. Sanar los vínculos heridos. Restablecer los puentes caídos. Vencer los miedos al rechazo, al juicio, a la condena. Nos falta mucha fe. Nos falta valor para salir de nosotros mismos. (Del texto del P. Carlos Padilla en Religión en libertad, 29/06/2015.)

“Me gustaría tener más fe. Me gustaría ser capaz de vencer los miedos y tocar el manto de Jesús.….Señor ayúdame a salir de mí, ayúdame a no tener miedo, ayúdame a saber pedir ayuda…”

Read 1366 times