Sábado, 20 Enero 2018

Dar testimonio

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 12 Enero 2015 18:00
Rate this item
(0 votes)

“Anunciar, testimoniar y adorar son los tres verbos que el Papa Francisco propuso a los fieles. El anuncio de Pablo y de los Apóstoles no está hecho solamente de palabras, sino la fidelidad a Cristo que toca sus vidas, que cambian, reciben una nueva dirección, y es justamente con sus vidas que ellos ofrecieron el testimonio de la fe y del anuncio de Cristo”. 

El anuncio de Pablo y de los Apóstoles no consiste sólo en palabras, sino que la fidelidad a Cristo que entra en sus vidas, que quedan transformadas, reciben una nueva dirección, y es precisamente con su vida con la que dan testimonio de la fe y del anuncio de Cristo.

En el Evangelio, Jesús pide a Pedro por tres veces que apaciente su grey, y que la apaciente con su amor, y le anuncia: “Cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras”. Esta es una palabra dirigida a nosotros. Porque esto vale para todos: el Evangelio ha de ser anunciado y testimoniado. Cada uno debería preguntarse: ¿Cómo doy yo testimonio de Cristo con mi fe? ¿Tengo el valor de Pedro y los otros Apóstoles de pensar, decidir y vivir como cristiano, obedeciendo a Dios?

Es verdad que el testimonio de la fe tiene muchas formas, como en un gran mural hay variedad de colores y de matices; pero todos son importantes, incluso los que no destacan. En el gran designio de Dios, cada detalle es importante, también el pequeño y humilde testimonio tuyo y mío, también ese escondido de quien vive con sencillez su fe en lo cotidiano de las relaciones de familia, de trabajo, de amistad. Hay santos del día a  día, los santos “ocultos”, todos podemos ser uno. Recordémoslo bien todos: no se puede anunciar el Evangelio de Jesús sin el testimonio concreto de la vida. Quien nos escucha y nos ve, debe poder leer en nuestros actos eso mismo que oye en nuestros labios, y dar gloria a Dios. La incoherencia de los fieles y los pastores entre lo que dicen y lo que hacen, entre la palabra y el modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia.

Pero todo es posible si reconocemos a Jesucristo, porque es Él quien nos ha llamado, nos ha invitado a recorrer su camino, nos ha elegido. Anunciar y dar testimonio es posible únicamente si estamos junto a Él. (Editado de la homilía del Papa Francisco en la Basílica de San Pablo 14/04/2013).

“Jesús mío, dame el entendimiento para comprender lo que quieres de mí, a seguir tus mandatos, a no envanecerme de mis logros sino a ponerlos a los pies de tu Cruz como prueba de mi amor a ti. Madre Santísima apóyame para tener las fuerzas para seguir el camino que me marque tu amado hijo, Jesucristo; aunque este sea un camino que me cueste y me duela”. 

Read 886 times