Martes, 23 Enero 2018

Actuar como hijo de Dios

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 12 Enero 2015 18:00
Rate this item
(0 votes)

De la contemplación gozosa del misterio del Hijo de Dios nacido por nosotros, podemos extraer dos consideraciones:

La primera es que si en la Navidad Dios se revela no como uno que está en las alturas y que domina el universo, sino como El que se abaja. Dios se abaja, desciende a la tierra, pequeño y pobre, esto significa que para ser como Él, nosotros no podemos ponernos por encima de los demás, sino abajarnos, ponernos al servicio, hacernos pequeños con los pequeños y pobres con los pobres.

Es feo cuando se ve a un cristiano que no quiere hacerse pequeño, que no quiere servir, que se pavonea por todas partes. Ese no es un cristiano, es un pagano, el cristiano sirve y se abaja ¡Hagamos esto de forma que nuestros hermanos y hermanas no se sientan nunca solos!

La segunda: si Dios, por medio de Jesús, se ha implicado con el hombre hasta el punto de convertirse en uno de nosotros, quiere decir que cualquier cosa que le hagamos a un hermano y a una hermana se la habremos hecho a Él. Nos lo ha recordado el mismo Jesús: “Quien haya dado de comer, acogido, visitado, amado a uno de los más pequeños y de los más pobres entre los hombres, se lo habrá hecho al Hijo de Dios”. (De la homilía del papa Francisco, 18/12/2013)

“María, madre de Jesús y madre mía, ayúdame siempre a reconocer en el rostro de mis hermanos, especialmente de los más débiles y marginados, la imagen del Hijo de Dios hecho hombre, para que sea capaz de consolarlos, ayudarlos, abrazarlos y enjugar sus lagrimas. Jesús mío,  ayúdame para que tenga la constancia y la inspiración para llevar tu palabra y seguir tus pasos el resto de mi vida”.

Read 1582 times