Sábado, 20 Enero 2018

El encuentro

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Lunes, 22 Diciembre 2014 18:00
Rate this item
(0 votes)

Dejarme encontrar por el Señor con un corazón abierto, para que me diga aquello que Él quiere decirme.

Prepararnos para la Navidad con la oración, la caridad y la alabanza: con el corazón abierto para dejarnos encontrar por el Señor que todo lo renueva. En estos días empezamos un nuevo camino hacia la Navidad. Vayamos al encuentro del Señor, porque la Navidad no es sólo un acontecimiento temporal o un recuerdo de una cosa bonita. La Navidad es algo más, vamos por este camino para encontrarnos con el Señor. La Navidad es un encuentro y caminamos para encontrarlo con el corazón; con la vida; encontrarlo vivo, como Él es; encontrarlo con fe, en la palabra que hemos escuchado, Y éste es precisamente el encuentro que nosotros queremos: el encuentro de la fe. Pero más allá de ser nosotros los que encontremos al Señor, es importante dejarnos encontrar por Él.

Cuando somos nosotros solos los que encontramos al Señor, somos los dueños de este encuentro; pero cuando nos dejamos encontrar por Él, es Él quien entra en nosotros, es Él el que vuelve a hacer todo de nuevo, porque ésta es la venida. Nosotros estamos en camino con fe, para encontrar al Señor y, sobre todo, para dejar que Él nos encuentre.
Se necesita un corazón abierto para que Él nos encuentre y nos diga aquello que Él quiere decirnos, que no es siempre aquello que queremos oír. Él es el Señor y Él me dirá lo que tiene para mí, porque el Señor no nos mira a todos juntos, como una masa. Nos mira a cada uno a la cara, a los ojos, porque su amor no es un amor abstracto, es un amor concreto; de persona a persona. Dejarse encontrar por el Señor es precisamente dejarse amar por el Señor.

En este camino hacia la Navidad, nos ayudan algunas actitudes como la perseverancia en la oración; la laboriosidad en la caridad fraterna, acercarnos un poco más a los que están necesitados; y la alegría en la alabanza del Señor. Por tanto, la oración, la caridad y la alabanza, con el corazón abierto, para que el Señor nos encuentre. (Editado de la homilía del Papa Francisco, 02/12/2013).

"Señor Jesús, te ofrezco este trabajo, mis oraciones y mi vida; para que vengas a mí y me encuentres dispuesta a recibirte con mi corazón ardiente y mi alma en gracia. Ayúdame Señor, para perseverar en mi empeño. Sin ti, no soy nada, contigo Jesús, lo soy y lo puedo todo, no te apartes de mi lado, no me desampares".

Read 356 times