Sábado, 20 Enero 2018

Dejad que los niños...

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Domingo, 21 Septiembre 2014 19:00
Rate this item
(0 votes)

Es fácil recordar el episodio sobre los niños presentados a Jesús para que lo toque, descrito por todos los evangelistas sinópticos. Contra la resistencia de los discípulos, que quieren defenderlo frente a esta intromisión, Jesús llama a los niños, les impone las manos y los bendice. Y explica luego este gesto diciendo: "Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él".


Los niños son para Jesús el ejemplo por excelencia de ese pequeño ser ante Dios que es necesario para poder pasar por el ojo de una aguja.

Ante la discusión sobre quién era el más importante entre los discípulos, poniendo en medio a un niño, Jesús reaccionó, y abrazándole dijo: "El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí. Jesús se identifica con el niño, él mismo se ha hecho pequeño. Como hijo no hace nada por sí mismo, sino que actúa totalmente a partir del Padre y de cara a Él. (De Benedicto XVI, Jesús de Nazaret).

"Señor, quiero ser merecedor de entrar a tu Reino. Me doy cuenta que las condiciones para entrar son exigentes, porque tienen que surgir de un amor total, por ti y por los demás. Conoces mi inmadurez y mi egoísmo infantil, por ello te suplico que para que sepa abandonarme como un niño en tu regazo y tu amor fiel y constante me estimules a querer crecer en mi amor por tu hijo amado".

Read 513 times Last modified on Lunes, 22 Septiembre 2014 15:51