Sábado, 20 Enero 2018

Arrepiéntete y serás perdonado

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Domingo, 10 Agosto 2014 19:00
Rate this item
(0 votes)

No son los que están sanos los que tienen necesidad del médico, sino los que están enfermos. Enseña al médico tu herida de manera que puedas ser curado. Pero aunque tú no se la enseñes, Jesús la conoce, pero exige de ti que le hagas oír tu voz.


Limpia las llagas de Cristo con tus lágrimas; es así como te purificas de tus faltas, lavando con tus lágrimas los pies de Jesús, esos que se han ensuciado mientras caminaba contigo... Pero ¿dónde encontraré el agua viva con la que podré lavar sus pies, si no tengo agua, solo tengo mis lágrimas.
La pecadora, con justa razón, fue preferida al fariseo Simón que recibía al Señor a comer. Ella nos enseña a todos los que queremos merecer el perdón, que es besando los pies de Cristo y lavándolos con nuestras lágrimas, enjugándolos con nuestros cabellos y ungiéndolos con perfume, si no podemos igualarla, el Señor Jesús viene en ayuda de los débiles.

Allí donde nadie sabe preparar una comida, llevar un perfume, traer consigo una fuente de agua viva, viene Él mismo. Esto nos ayuda a darnos cuenta del valor del arrepentimiento y el tesoro del perdón de Dios.
La diferencia entre Simón el fariseo y la pecadora, es que Simón no es capaz de amar al Señor con la profundidad de la pecadora; porque se cree capaz de salvarse por sí mismo, cumpliendo la ley. Simón no es capaz de ofrecerle al Señor aquello que la pecadora no duda en darle: el amor de un corazón sufriente que está arrepentido y busca el perdón. (Editado de Religión en Libertad, Nestor Nuñez, 16/06/2013)

"Jesús mío, ¿cómo puedo lavar tus pies? ¿Cómo puedo secarlos y ungirlos con perfume? Enséñame cómo puedo alcanzar el perdón de mis pecados. Que fácil sería si fueras tú al que tuviera enfrente, que difícil cuando son mis hermanos sufrientes a los que me pides que sirva y me arrodille ante ellos. Señor dame la fe, la humildad y la mansedumbre que tuvo la pecadora; para que pueda abajarme ante ellos por ti."

Read 1743 times