Sábado, 20 Enero 2018

Digamos sí a Dios

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Domingo, 27 Julio 2014 19:00
Rate this item
(0 votes)

Digamos sí a la vida y no a la muerte. Digamos sí a la libertad y no a la esclavitud de tantos ídolos de nuestro tiempo. En una palabra, digamos sí a Dios, que es amor, vida y libertad y nunca defrauda.

Jesús es la encarnación del Dios vivo, el que trae la vida ante tantas obras de muerte, ante el pecado, el egoísmo, el cerrarse en sí mismos. Jesús acoge, ama, levanta, anima, perdona y da nuevamente la fuerza para caminar, devuelve la vida.

El Espíritu Santo, el don de Cristo resucitado. Es Él quien nos introduce en la vida divina como verdaderos hijos de Dios, como hijos en el hijo unigénito, Jesucristo.

El cristiano es un hombre espiritual y esto no significa que sea una persona que viva en las nubes, fuera de la realidad. El cristiano es una persona que piensa y actúa en la vida cotidiana según Dios, una persona que deja que su vida sea animada, alimentada por el Espíritu Santo, para que sea plena, propia de los verdaderos hijos de Dios. Y eso significa realismo y fecundidad. Quien se deja guiar por el Espíritu Santo es realista, sabe cómo medir y evaluar la realidad, y también es fecundo: su vida engendra vida a su alrededor.

Jesús nos trae la vida de Dios y el Espíritu Santo nos introduce y nos mantiene en la relación vital de verdaderos hijos de Dios. Pero, con frecuencia, lo sabemos por experiencia, no elegimos esta vida, no acogemos el Evangelio, sino que nos dejamos guiar por ideologías y lógicas que ponen obstáculos a la vida, que no la respetan, porque vienen dictadas por el egoísmo, el propio interés, el lucro, el poder, el placer, y no están dictadas por el amor, por la búsqueda del bien del otro.
Estos caminos representan la constante ilusión de querer construir la ciudad del hombre sin Dios, sin la vida y el amor de Dios; el resultado es que el Dios vivo es sustituido por ídolos humanos y pasajeros, que ofrecen un embriagador momento de libertad, pero que al final son portadores de nuevas formas de esclavitud y de muerte.
Dios es ante todo misericordioso, tal vez nos parece un juez severo, como alguien que limita nuestra libertad de vivir. Pero toda la Escritura nos recuerda que Dios es el que nos ama, el que da la vida y que indica la senda de la vida plena. Cuando vivimos esta experiencia nos sentimos comprendidos, amados, y respondemos con un gesto de amor, nos dejamos tocar por la misericordia de Dios y obtenemos el perdón. Comienza una vida nueva. (Editado de la homilía del Papa Francisco, 16/06/2013).
"Señor que no me deje seducir y arrastrar por las ideologías y modas que me acosan. Jesús mándame la fuerza de tu Espíritu para que pueda vencer las tentaciones: los medios de comunicación, las publicaciones, lo que dicen las otras personas. Todo lo que hay a mi alrededor está en contra de tus divinas enseñanzas. Solo tú eres mi fuerza, ilumíname para que refuerce mi fe para poder ir contra corriente, vivir y defender lo que creo."

CUCA RUIZ

Read 532 times