Martes, 23 Enero 2018

Anunciemos el Evangelio

Written by  Cuca Ruiz Published in 1 minuto para Dios Domingo, 20 Julio 2014 19:00
Rate this item
(1 Vote)

Los católicos somos minoría y a diferencia del buen pastor que debía salir a buscar a una oveja que le faltaba, nosotros tenemos una, nos faltan las 99. Tenemos que salir a buscarlas.

El Evangelio es para todos. Este ir hacia los pobres no significa que debamos convertirnos en pauperistas o en una especie de vagabundos espirituales. No, no es eso... significa que tenemos que ir hacia los pobres, no solamente a los que les faltan las cosas materiales, Sino también aquellos que no lo conocen.

Tenemos que ir a donde hay pobreza: pobreza física, real e intelectual para sembrar la semilla del Evangelio, con la palabra y el testimonio.
En esta cultura, digamos la verdad, somos minoría, pidamos la gracia de salir a anunciar el Evangelio. Es más fácil quedarse en casa con una sola oveja, peinarla, acariciarla. Pero a todos nosotros el Señor nos quiere pastores, dar testimonio, ir adelante, con coraje y paciencia a salir de nosotros mismos, hacia los demás para invitarlos.

Tenemos que hacer una revolución para transformar la historia, tiene que cambiar en profundidad el corazón humano. Las revoluciones que han tenido lugar durante los siglos han cambiado sistemas políticos y económicos, pero ninguna de ellas ha cambiado realmente el corazón del hombre. La verdadera revolución, la que transforma radicalmente la vida, la ha hecho sólo Jesucristo por medio de la resurrección, la cual ha sido la más grande mutación de la historia de la humanidad y ha dado vida a un nuevo mundo.

"Dios nos dio esta gracia gratuitamente, debemos darla gratuitamente". (Editado de la homilía del Papa Francisco del 18/06/2013).

"Señor, en mi larga vida, me ha tocado ver enormes adelantos científicos y técnicos; me han tocado vivir guerras para cambiar regímenes políticos; me ha tocado ver caer dictaduras...y seguimos igual... el egoísmo, el abuso del hombre por el hombre, los genocidios, los abortos, las faltas de respeto hacia los más débiles y más. Señor ilumíname y dame la fortaleza para sensibilizar mi alma y poner aunque sea, un granito de arena, para tocar el corazón de algunos de mis hermanos, para colaborar en el cambio de esta sociedad enferma. Madre mía, sé mi apoyo y mi inspiración."

Read 1859 times